Buscar

Galería de Directores

Vicente de Saura y Saravía (1789-1790)

Agustín Guajardo Fajardo y Contreras (1794)

José Joaquín de Santamaría (1798-1799)

Joaquín Bernad y Vargas (1806-1810)

Manuel Doñamayor, conde de Albercón (1831-1833)

Trinidad de Rojas y Rojas (1867-1902)

José Antonio Muñoz Rojas (2007-2009)

Antonio Parejo Barranco (2009-2013)

Bartolomé Ruiz González (2013-    )

Manuel Doñamayor y Echavarri (1831-1833)

Hijo de Juan Manuel Doñamayor y Ximenez-Estrada y de María Josefa Echavarri y Pérez de Arroyo. Casado con Catalina Goyneche y Llamas. II Conde de Albercón. Corregidor de Murcia (1806). Maestrante de Ronda. Corregidor de Letras de Linares.

Con Trinidad de Rojas, tienes que añadir al apellido “y Rojas”, es decir su nombre completo sería TRINIDAD DE ROJAS Y ROJAS.

Trinidad de Rojas y Rojas (1867-1902)

Revitalizó la Academia de Nobles Artes a partir de 1867. Fue el autor de los nuevos estatutos de la Institución (véase la pestaña correspondiente) y quien le daría el impulso necesario para, desde los planteamientos propios de la erudición decimonónica, volver a convertirla en centro de la vida cultural local.

Así, el principal objetivo de la Academia Literaria, fundada el 26 de diciembre de ese año, consistió en la formación de un museo local de arqueología y el establecimiento de una biblioteca y de un gabinete de historia natural. Se dividía en tres secciones: Ciencias morales y sociales; Ciencias naturales; Literaturas y artes.

Poeta y erudito, romántico tardío, nuestro personaje, perteneciente a uno de los linajes más rancios de la ciudad, tuvo una vida tan ajetreada como brillante.

Cursó los estudios de Derecho en Granada, ciudad en la que viviría durante el Sexenio Democrático, ya que sus ideas políticas por esas fechas (fue voluble en este asunto: pasó de defensor isabelino a mantener posturas cercanas al republicanismo y terminar abrazando el carlismo) le obligaron a salir de Antequera. Pero antes y después mantuvo una relación muy estrecha con la ciudad.

Investigó el pasado local (comenzó una Historia de Antequera de la que sólo redactaría los primeros capítulos), fue también arqueólogo (publicó un opúsculo sobre el dolmen de Menga), pero también poeta, ensayista e historiador (llegó a ser correspondiente de la Academia de la Historia), e incluso fundó un periódico (La Convicción, en 1872) y participó activamente en otros, tanto antequeranos (El 79) como granadinos.

Entre Granada y Antequera viviría los últimos años de su vida. En su ciudad natal murió, pero en aquella terminaría depositando su valiosa biblioteca (en la Abadía del Sacromonte).

Información al visitante

Amigos de la Academia

banner-personalizado-amigos-de-la-academia

Regístrate y recibirás información sobre las actividades de la Real Academia de Nobles Artes: cursos, exposiciones...

Más información

Agenda

banner-personalizado-agenda

Conoce los eventos y actividades de la Academia durante el presente mes.

Ver calendario

Patrocinio y Mecenazgo

Galería Fotográfica

Museo Virtual de Antequera

Archivo y Biblioteca

Tienda Online